Expertos en medida a los 5 años

Varios proyectos realizados a lo largo del curso pasado nos dieron la gran oportunidad de acercar a nuestros alumnos y alumnas a una de las áreas matemáticas más olvidadas, la medida.

Sus preguntas reales nos han conducido a respuestas reales para dar significado a conceptos que no se pueden trabajar de forma abstracta. Crear a escala una huella de dinosaurio o saber cuánto medían  sus colmillos fue divertidísimo.

La mayoría de los maestros piensan que los niños siguen una evolución lineal en el aprendizaje de las matemáticas, primero deben distinguir formas, más tarde hacer series, sumar,… pero si escuchamos sus preguntas nos daremos cuenta de que nuestras expectativas o deseos respecto a lo que deben aprender o les va a interesar ese curso o a esa edad están equivocadas. Totalmente equivocadas.

Desde la perspectiva constructivista se supone que el niño o la niña es el protagonista de su propio aprendizaje, relaciona sus conocimientos previos y construye unos nuevos como resultado de conectarlos y retroalimentarlos. La matemática debería ser un área manipulativa en la que los niños puedan experimentar y resolver sus dudas de forma vivencial y no únicamente a través de cuadernos.

Proyecto dinosaurios

Hace 160 millones de años…

El proyecto sobre dinosaurios tuvo un éxito indiscutible. Además de ver documentales, investigar, preguntar, organizar información o visitar el museo paleontológico fueron surgiendo dudas respecto a la medida de estos seres prehistóricos que necesitaban una respuesta urgente ya que su curiosidad iba en aumento.

¿Cuánto mide la huella de un Diplodocus?

huella dino2

¿Y la cabeza de un Tricerátops?

huella dino6

¿Y las alas de un Pterodáctilo?

huella dino8

Poco a poco y a través de sus propias deducciones fuimos resolviendo las dudas y creando todo a escala.

Nos pusimos manos a la obra también con la huella de Diplodocus y el primer paso era analizar los datos de los libros. Una noticia encontrada por uno de los niños, decía que las marcas de huellas de diplodocus medían 1m y 20 cm de radio, pero… “¿Qué es un metro y veinte centímetros?” preguntó uno de los niños. Después de varias aproximaciones, todas ellas con su particular lógica, una niña dijo: “!el médico me ha dicho que yo mido 1.20!”. Ya teníamos una pista. “¿Y ahora qué hacemos?” Pregunté, añadiendo si alguien sabía lo que era un radio. Muchas cosas les vinieron a la mente, la mayoría relacionadas con la música, así que decidí darles una pista y con un simple dibujo lo entendieron rápido. Entonces, la misma niña dijo: “pues me estiro en el suelo y yo soy esa raya, el radio”. A todos nos pareció buena idea así que nos pusimos manos a la obra. Ellos mismos buscaron el papel, lo prepararon y marcamos el radio con la colaboración de María y de otros 5 niños de su misma estatura que se estiraron formando un aspa. Dibujamos un círculo rozando las cabezas y ya teníamos nuestra huella de diplodocus.

huella dino5

“Pero no son blancas” dijo otro niño, así que les pregunté qué iban a hacer para remediarlo. Después de una acalorada discusión sobre de qué color sería una huella, por consenso se decidió que eran verde oscuro así que unos fueron a por la pintura, otros a por pinceles y… “¡no tenemos verde fuerte!” dijo una de las niñas, “pues le ponemos negro” dijo su compañero. Y así crearon el color tan buscado y elegido por todos. La huella decoró la ventana de nuestra clase durante días y los niños arrastraban a sus padres hasta allá con una pasión desmedida y la emoción de quién ha creado algo por sí mismo.¡Hasta dedos le dibujaron!

huella diplodocus

También reprodujimos otro tipo de huellas a tamaño real como la del Tiranosaurus Rex…

huella dino4

y otras partes de los dinosaurios que también se podían medir como…

cuerno tricerátops  los cuernos del Tricerátops,

colmillo T-Rexlos colmillos del T-Rex o…

garra T-Rex¡sus garras!

Lo mismo pasó con el huevo de Tricerátops que creamos a través de un globo hinchado y poniendo yeso encima. Con metros de IKEA pudieron calcular los 30 cm que tenía que medir de alto su huevo.

huella dino7

O con el Pterodáctilo a escala real que colgamos en el techo y que impresionaba tanto que algunos pasaban acelerando el paso, no fuese que se moviera con el viento.

pterodactilo

Comprendieron entonces por ellos mismos por qué no hubiésemos podido compartir la Tierra.

 photo a0a371c5-12db-432f-a3fa-2ba918741408.png
1 comentario
  1. Mi más profunda admiración. Una metodología fantástica, una teoría con la que estoy totalmente de acuerdo y una forma de contarlo genial y cercana. Gracias por compartirlo!

Responder

*

Respetamos tu privacidad