10 Cuentos para explicar a mi hijo

Leer cuentos a nuestros hijos es algo que les aportará múltiples beneficios en el futuro. Hoy en día entre tabletas, ordenadores y juegos en el móvil los niños van dejando atrás cada vez más los libros y los cuentos y les cuesta tener un hábito de lectura tan necesario durante toda la etapa escolar.

Muchos estudios demuestran que el desarrollo lingüístico de un niño, e incluso la inteligencia, es proporcional a la cantidad de vocabulario a la que está expuesto.

Puede parecer que un bebé no entiende un cuento pero le aporta muchas otras cosas igual o más valiosas como por ejemplo la conexión emocional o la sensación de bienestar y seguridad con sus padres.

Hay mamás y papás que incluso leen a sus bebés desde el embarazo ayudándoles así a reconocer voces y sus modulaciones.

Aquí te vamos a recomendar 10 cuentos para niños de entre 2 y 6 años. Deseamos que los disfrutes con tu hijo.

Cuentos

¿A qué sabe la luna?

Una historia con animales de la selva y con el mensaje de que el trabajo en equipo siempre es mejor que intentarlo solo.

De 2 a 6 años.

¿A qué sabe la luna?

Adivina cuánto te quiero.

Una historia sobre el amor y lo difícil que es medirlo cuando queremos mucho.

De 4 a 6 años.

Adivina cuánto te quiero

Buenas noches luna.

Un cuento clásico y muy conocido. Un conejito de despide de todas las cosas de su habitación antes de ir a dormir.

De 1 a 3 años.

Buenas noches luna

El monstruo de los colores.

Una historia que trabaja las emociones relacionándolas con los colores. El mostruo va experimentando cada una de ellas a medida que el cuento avanza.

De 3 a 6 años.

El monstruo de los colores

El ladrón de estrellas.

La amistad entre dos niños que se quieren demostrar cuánto se quieren y que acabarán entendiendo que un abrazo es el mejor regalo que se puede hacer.

De 5 a 6 años.

El ladrón de estrellas

Este monstruo me suena.

A Eugenio se le aparece un monstruo que intenta asustarle pero él no tiene miedo. Cree que le conoce. Un libro para trabajar el miedo y los sentimientos.

De 2 a 6 años.

Este monstruo me suena

La estrella de Laura.

Una historia para aprender a separarnos de las cosas que nos gustan. Laura ve caer una estrella desde su habitación y sale a buscarla.

De 2 a 6 años.

La estrella de Laura

La ovejita que vino a cenar.

Un relato sobre la amistad y la importancia de renunciar a lo que te gusta por tener un buen amigo. Un lobo hambriento recibe la visita de una ovejita que en un principio será su cena.

De 3 a 6 años.

La ovejita que vino a cenar

Soy el más guapo.

Un cuento para reir y descubrir el valor de la humildad. Un lobo se pasea por el bosque mirando a todo el que se encuentra por encima del hombro y presumiendo de ser el más guapo. Un final divertidísimo.

De 2 a 6 años.

Soy el más guapo

¡Voy a comedte!

No veréis la típica historia del lobo feroz. Tendrás que hablar mal durante todo el cuento y tu hijo se morirá de risa oyéndote.

De 2 a 6 años.

¡Voy a comedte!

 photo a0a371c5-12db-432f-a3fa-2ba918741408.png
6 comentarios
  1. Hola Gina:
    has comentado algunos de los beneficios de leer cuentos, aunque son incontables.
    Si me permites quiero comentar que narrar cuentos, sin libro delante, al estilo de como siempre narraron las abuelas es aún más creativo. ¿Porqué todos los niños tienen que ver el mismo lobo? El niño tiene que imaginar lo que le estás contando y cada niño imagina de acuerdo a sus experiencias y conocimientos previos. Esto potencia el pensamiento divergente. Y si no revisa el cuento “Caperucita tal como se lo contaron a Jorge”
    Pero el gran beneficio de narrar con la voz como único instrumento y hacerlo con frecuencia, es que luego los niños son lectores mucho más competentes y tienen mayor éxito académico. Ello es porque al no tener ilustraciones que les suministran información adicional, tienen que fijarse mucho más en las palabras, las estructuras lingüísticas, etc. para reconstruir la historia que están escuchando y eso les de una mejor preparación para la lectoescritura. Esto lo demostró Gordon Wells en una investigación longitudinal de más de diez años, pero en el ámbito hispano es poco conocida.
    Acabo de realizar mi TFG sobre este tema, tengo ganas de defenderlo para después publicarlo. Hay que dar a conocer el gran valor de la narración oral. Me parece que una herramienta tan efectiva y tan poco costosa tiene que ser tenida mucho más en cuenta,tanto en la escuela como en el hogar y, sobre todo, concienciar a las familias de que la mejor forma que tienen de ayudar a sus hijos con la lectoescritura es contarles cuentos desde que son chiquitillos.
    Perdonad por la extensión, me parece un tema tan importante….

    Saludos,
    Lucía Antolín

    • Hola Lucía:
      Estoy completamente de acuerdo contigo, yo también considero la narrativa oral una especie de arte perdido. Es muy interesante lo que mencionas que has investigado para tu TFG. Nosotros solemos recomendar a menudo a los padres con los que hablamos en tutorías y charlas que la forma más poderosa de comunicarse con sus hijos es a través de cuentos orales…y que mejor aún si son inventados por los padres o por la imaginación de padres e hijos.
      ¿Has probado a crear cuentos inventados donde uno comienza y el niño (o niños) continúa la narrativa? Da resultados que nunca te hubieras esperado.
      Eso sí, al contar un cuento algo que podemos acostumbrar a hacer es NO enseñarles la página del libro hasta después de haberla leído para dar una pequeña parte a la imaginación o hacerles preguntas antes de pasar la página: “¿Qué crees que pasa ahora?”.
      Te deseo la mejor de las suertes con tu TFG y nos vemos por aquí

  2. Me ha gustado mucho 🙂 podeis estar contentos porque hoy en dia estamos bombardeados de contenido pero la gran mayoria de veces carece de interes y encontrar algo que de verdad parezca interesante. Besos 🙂 y Saludos

  3. ¡Hola! Me encanta la entrada. ¿Podéis recomendarme alguno para trabajar las rabietas o el enfado?
    ¡Muchas gracias y enhorabuena por el Blog!

    • ¡Hola Miguel! Gracias por tu comentario.
      Hay un cuento muy bueno que se llama “Vaya rabieta” de Mireille d’Allancé.
      Esperamos que te sirva

Responder

*

Respetamos tu privacidad