¿Qué es el ahogamiento secundario?

Parece que definitivamente el buen tiempo se instala con nosotros y se acerca el tan anhelado momento de tirarnos como lagartos al sol en la piscina. Pero hay algo que todos los padres deberíamos saber y que puede llegar a salvar la vida de tu hijo. ¿Sabías que aunque un niño se caiga a la piscina y sea rescatado tiene posibilidades de morir durante las 72 horas después?

Conocer qué es el ahogamiento secundario (delayed drowning), por qué se produce o sus síntomas, es realmente importante. En 3 ways 2 teach como educadoras y madres nos sentimos con la responsabilidad de compartir y difundir al máximo esta información.

ahogamiento

Hace un tiempo me llegó una información compartida a través de las redes sociales con el comentario: “Leer esto puede salvar la vida de tu hijo”. Como madre sientes la irresistible tentación de conocer todas las cosas que puedan prevenir de peligros a tus polluelos. Lo que leí me impactó y me hizo pensar “¿Cómo puede ser que esto no lo sepa casi nadie?”. Era el relato de una madre que vivió en primera persona el ahogamiento secundario de su hijo. En un descuido éste cayó a una piscina y estuvo 20 segundos bajo el agua antes de que le rescataran. Todo parecía haber quedado en un susto hasta que su madre detectó comportamientos extraños en él y decidió llamar a su pediatra para consultarle:

“Lo cierto es que la pediatra de Ronin suele ser bastante tranquila. Y la mayoría de las veces que la llamo por una emergencia me dice que todo va a ir bien, me da una lista de síntomas que debo observar y me dice que lleve a los niños a la consulta si empeoran. Esta vez fue diferente. Se mostró seria y me dijo que tenía que llevar a Ronin INMEDIATAMENTE a Urgencias porque podría estar experimentando síntomas de casi-ahogamiento (o ahogamiento secundario). Colgué y nos fuimos rápidamente a Urgencias. Las enfermeras nos atendieron enseguida y en unos instantes llegó el médico. Le volví a contar la historia y en un tono de reprimenda me preguntó que por qué no lo había llevado antes. Le dije que, tras lo ocurrido, el niño aparentemente estaba bien. Le dije que respiraba con normalidad y que no daba muestras de angustia. Pero al doctor no le gustó mi respuesta y, sabiendo lo que sé ahora, no le culpo. Tomaron la temperatura a Ronin y tenía más de 38º C de fiebre. Me extrañó mucho, porque durante el día no se había encontrado mal.”

Si quieres leer la experiencia completa entra AQUÍ.

¿Porqué se produce?

Al estar inconsciente bajo el agua, y tras la inhalación de agua y productos químicos como el cloro, se produce el lavado y desaparición de una sustancia que tenemos en los pulmones, que se llama surfactante, haciendo que las paredes de los alvéolos se peguen y no puedan llenarse de aire. Además los pulmones se inflaman por lo que todo junto hace que no llegue suficiente oxígeno a la sangre y empiecen las dificultades serias.

¡Ojo! Esto no quiere decir que si nuestro hijo traga agua de una piscina vaya a pasarle algo. Este tipo de ahogamiento se da cuando ha habido inhalación de agua en un semi-ahogamiento, es decir, ha habido pérdida de conciencia y una posterior reanimación y aparente recuperación del niño.

Si tenemos la mala suerte de vivir con nuestro hijo un semi-ahogamiento, sí debemos tener claros los síntomas, que se dan entre 15 minutos y 72 horas después.

Estos síntomas son:

-Dificultad para respirar.

-Tos intensa y repetida.

-Cansancio excesivo, pocas ganas de hacer cosas o somnolencia.

-Comportamientos extraños como dificultad para decir algunas palabras, le cuesta atender, hacer cosas que ya sabía,…

Si observamos cualquiera de estos síntomas debemos llevarlo al hospital de inmediato.

Estar siempre atentos a nuestros hijos cuando hay agua cerca o enseñarles a nadar desde muy pequeños puede evitarnos momentos desagradables.

Para acabar este post con un final feliz, os queremos mostrar un vídeo impresionante. Verás a un bebé cayendo a una piscina pero ¡no te asustes! Lo que es capaz de hacer para no ahogarse me impresionó. ¡Te va a encantar!

 photo a0a371c5-12db-432f-a3fa-2ba918741408.png
Responder

*

Respetamos tu privacidad