Palabras y acciones que fomentan autoestima en los niños

Muchas veces oímos hablar de lo importante que es la autoestima en el desarrollo de un carácter sano y existen libros y millones de artículos que nos hablan sobre ello pero pocas veces somos conscientes de que nuestros actos más pequeños o las palabras que decimos a nuestros hijos sin pensar son lo que les irá marcando tanto positiva como negativamente.

Vamos a ver 10 pequeños actos o frases que te pueden ayudar a formar una autoestima sana en tu hijo.

Autoestima

1- Dale oportunidades de éxito. Un truco para favorecer la autoestima es pedirle que haga cosas de vez en cuando que sabes que le van a salir muy bien. Como dice Richard Lavoie en su conferencia When the chips are down, si sabes que tu hijo es bueno atornillando con su banco de mecánico, afloja todos los tornillos de la casa y pídele ayuda.

2-¡No le digas que las cosas son fáciles! Si está poniéndose la camiseta, empieza a sacar la cabeza por la manga y ves que se avecina una cara roja como un pimiento seguida de una rabieta atronadora, párale, vuelve a empezar y ¡no le digas que lo conseguirá porque es fácil! Si una cosa es fácil y la consigo…¿Qué mérito tiene? Si una cosa es fácil y no la consigo…¿Seré tan inútil que no puedo hacer algo tan fácil? Es mejor si le dices “Atarse los zapatos es algo complicado, a mi también me costó aprender, pero ya verás que si practicas lo consigues seguro”. Enséñale pequeños trucos para conseguir cosas. Para ti es obvio pero ellos están aprendiendo y a veces no es tan fácil para un niño de 4 o 5 años ver que si metes la mano en la manga de la chaqueta y estiras, se vuelve del derecho.

3-No le compares con los hermanos. La típica frase “Tu hermano es más pequeño que tú y se ha comido toda la cena mucho antes” o “¿Porqué no eres cariñosa como tu hermana?” hunde en la miseria hasta al hermano mayor más competente. Además provocarás una competencia insana y celos entre ellos que ya existen de por naturaleza.

Hermanos

4-Elógiale. Los elogios son una potente arma para fomentar la autoestima pero hay que saber hacerlos para no caer en el teatro exagerado. Es importante que elogies de forma inmediata y cosas concretas evitando frases del estilo “Te has portado muy bien”. Si le dices exactamente lo que ha hecho bien será más fácil que lo repita (“Cómo me gusta cómo has puesto la ropa en tu armario”). No exageres, guarda los “súper elogios” para ocasiones realmente especiales y hazle elogios realistas de forma esporádica pero constante. No lo hagas con sarcasmos del estilo “Hombre, por fin has recogido tu habitación”, perderán su poder cuando los quieras usar bien.

5-Explícale cómo te ha ido el día. Los padres tenemos dos preguntas estrella:  ¿qué has comido? y ¿con quién has jugado?. La situación acaba convirtiéndose en algo parecido a un interrogatorio policial en el que sólo falta el foco en la cara del niño y  tú te acabas enfadando con ese colegio tan caro en el que sólo le dan macarrones . Si le explicas lo que te ha pasado ese día verá que es importante para ti y le hará sentir valioso.

6-Juega. El juego es la forma más efectiva de aprender pero también de expresar sentimientos, emociones y autoconcepto. Jugando con él le conocerás de verdad, sabrás cómo se siente y compartirás un rato agradable haciendo algo que le gusta. Interésate por sus juegos favoritos, si le encantan esos monstruos llenos de babas que luchan entre ellos pregúntale por cómo se juega, cuál es su favorito,… aunque no entiendas del todo porqué le gustan.

Niña en la playa

7-Si quieres que consiga cosas por si mismo, no tengas prisa en que las logre. Ellos perciben tu desesperación y saben que si hacen un poquito de teatro haciendo ver que estiran el calcetín con todas sus fuerzas y aún así sigue sin entrar, vas a acudir cual superhéroe en su ayuda. Deja que lo intente de nuevo contigo a su lado y descubre con él el orgullo de conseguir cosas nuevas.

8-Impúlsale a soñar y a descubrir, desarrolla su imaginación, creatividad y sentido de aventura y luego ayudale a lograr sus retos. Si quiere ser escritor, anímale con unos cuantos papeles en blanco a contar sus historias, si quiere ser científico haz  experimentos con él, si quiere ser astronauta no le digas que es muy difícil y que hay que estudiar mucho y si quiere ser Superman diviértete con él y cierra las ventanas. Enséñale que los sueños que se persiguen se consiguen.

Autoestima.

9-Equivócate a propósito delante de él. Que pueda ver que papá y mamá no son perfectos pero que aprenden de sus errores. Cuando sea él el que se equivoque en su comportamiento no ataques al niño sino la acción, es mucho menos agresivo decir “hoy no has obedecido en el parque” que “hoy has sido un desobediente” ya que con este tipo de frases le ofrecemos un concepto negativo de sí mismo que si repetimos a menudo puede que acabe creyéndose.

10-Sé un ejemplo para tus hijos. Que ellos te vean luchar por lo que quieres, tener aspiraciones y desalientos y que los afrontas y superas.

 

 

 

 

 

 photo a0a371c5-12db-432f-a3fa-2ba918741408.png
2 comentarios
  1. ¡Me parece muy interesante! Nunca me había planteado algunas cosas como explicarle yo mi día en vez de preguntarle el suyo.
    ¡Muchas gracias!

  2. Muy interesante.
    Unas grandes pautas para poner en práctica el día de mañana.
    Además,está tan bien explicado que dan ganas de ponerlo todo en práctica ya!
    Un 10.

Responder

*

Respetamos tu privacidad