La importancia de transmitir los hábitos saludables desde la infancia.

portada4

La infancia es una etapa apasionante en la que los niños aprenden sobre si mismos y sobre el mundo que les rodea. Es en esta etapa cuando los niños empezarán a desarrollar los hábitos que asentarán las bases de su futuro comportamiento y que les afectará durante toda su vida.

Educar a los niños en hábitos saludables desde una temprana edad, resultará la medida preventiva más eficaz para mejorar su salud a lo largo de toda su vida. Estableciendo rutinas saludables desde la infancia estaremos invirtiendo en su salud para toda la vida. Como papás tenemos la extraordinaria oportunidad de fomentar estos hábitos saludables en nuestros pequeños.

¡Aprovechémosla!

Puede resultar difícil establecer una definición exacta de qué son los hábitos saludables, podríamos decir que son aquellas costumbres que pueden influir positivamente en nuestra salud y la de nuestros niños. Son estilos de vida o de comportamiento, aunque los más conocidos son los relacionados con la alimentación, la higiene, la actividad física… existen muchos otros relacionados con actitudes básicas necesarias para la salud mental, como evitar situaciones de estrés, visitar al médico, establecer relaciones sociales o dormir las horas necesarias, entre otros.

Nuestros hijos pueden aprender estos hábitos saludables poniéndolos en práctica durante las distintas rutinas de su día a día. También podemos aprovechar sus necesidades lúdicas y transmitirles, a través del juego simbólico, conocimientos que les ayudarán a secuenciar la puesta en práctica de los distintos hábitos, y les darán información sobre en qué momento y en qué lugar deben llevarse a cabo, e incluso pueden aprender qué materiales o instrumentos necesitan para ello. También podemos ayudarnos de cuentos, canciones, poesías o juegos que traten sobre los hábitos que queramos trabajar en cada momento.

La infancia y la adolescencia son los momentos clave para la asimilación de estos hábitos pero especialmente para la introducción de hábitos de alimentación y actividad física, ya que es en estas etapas cuando los niños son más receptivos y pueden asimilar fácilmente buenos hábitos que más tarde serán más difíciles de introducir o corregir.

LA ALIMENTACIÓN

La alimentación es un proceso que nos acompaña a lo largo de la vida, a través del cual obtenemos los nutrientes que nos permiten cubrir las necesidades o requisitos del organismo. Para que el crecimiento y el desarrollo, tanto físico como mental, se produzcan de una manera adecuada, es imprescindible facilitar una alimentación que cubra las necesidades nutricionales de cada etapa. 

La alimentación en la infancia debe ser atractiva, despertar la atención de los niños, variada, intentando acostumbrar el paladar y el olfato de los niños a nuevos sabores, texturas y aromas, e intentando que los platos y los menús muestren equilibrio y harmonía dietética a lo largo de toda la semana.

Aquí encontrarás algunas recomendaciones y menús interesantes.

Consejos alimentación por edades

 

Para conseguir una alimentación saludable esta debe ser:
  • Variada
  • Sana
  • Equilibrada
  • Nutritiva
  • Agradable
  • Divertida
  • Sorprendente
  • Ordenada
  • Consistente
  • Educativa
Debemos potenciar:
  • La fruta fresca, no sólo en el postre, también como complemento de desayunos y meriendas
  • Los frutos secos
  • Las verduras y las hortalizas como primer plato, pero también como guarnición habitual en segundos platos
  • Las legumbres y los cereales integrales
  • El pescado y las carnes blancas
  • El consumo de aceite de oliva extra
  • El agua
 
Debemos reducir:
  • Las chuches, dulces y el azúcar blanco en general
  • Los refrescos azucarados y zumos industriales
  • La bollería y pastelería
  • El consumo habitual de comida rápida o pre-cocinada
  • El chocolate y las cremas
  • La mantequilla
  • Los embutidos y carnes grasas
Consejos para introducir y mantener estos hábitos en los niños:

Los niños aprenden básicamente por imitación, nosotros somos su modelo y pauta a seguir, por eso es importante:

  • Sentarse para comer
  • No mirar la TV durante la comida
  • Comer en familia y en un ambiente distendido (siempre que sea posible…)
  • Cumplir con un horario regular
  • Comer en una mesa correctamente parada
  • Seleccionar alimentos variados para TODOS
  • Participación de los niños en la compra, elaboración y preparación de la comida
  • Escoger, comprar y cocinar junto con nuestros hijos
  • No comprar aquello que no queremos que coman
  • Tener presente que todas las comidas son importantes

 

 menjant cuinant comprant

LA ACTIVIDAD FÍSICA
Beneficios del ejercicio físico a nivel físico:
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, presión elevada, cáncer de colon y diabetes.
  • Ayuda a controlar el sobrepeso y la obesidad, y reduce el porcentaje de grasa corporal
  • Aumenta la densidad ósea haciendo los huesos más fuertes
  • Fortalece la musculatura y mejora la capacidad de hacer esfuerzos sin fatiga
Beneficios del ejercicio físico a nivel psico-social:
  • A nivel psicológico mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de padecer estrés, ansiedad o depresión
  • Aumenta la autoestima y proporciona bienestar psicológico
  • Fomenta la sociabilidad
  • Aumenta la autonomía y la integración social

 

Con respecto a la actividad física, nos encontramos con grandes diferencias en los objetivos y el tipo de actividad recomendado según la edad. Mientras que en la primera infancia se basa en fomentar el gateo, la sujeción y manipulación de objetos, ayuda en los primeros pasos… en la edad preescolar se centra más en la práctica de ejercicios para mejorar su coordinación y equilibrio. Más tarde, ya en la edad escolar, esa “hiperactividad” natural de los más pequeños disminuye y resultará especialmente importante fomentar la práctica deportiva. En esa etapa, las clases de educación física del colegio no suelen ser  suficientes y se recomienda suplementarlas con 3 sesiones de ejercicio físico semanal de mínimo 20 minutos de duración.

Para la elección de la actividad física ideal es fundamental optar por una actividad adaptada a la edad, que tenga en cuenta el momento evolutivo de las capacidades tanto físicas como psicoafectivas de los niño.

Aunque es importante respetar las preferencias de nuestros hijos, también debemos valorar aquello que cada actividad o deporte puede aportar a su formación y desarrollo (cooperación, compañerismo, esfuerzo, superación, trabajo por objetivos, supervivencia…).

 

hockeynatacióescalada2

 

Además de la actividad física programada, una buena manera de incrementar su actividad es incorporar en su estilo de vida y sus rutinas, actividades sencillas como desplazarse andando o en bicicleta, siempre que sea posible, utilizar las escaleras en lugar del ascensor, ayudar en las tareas domésticas, jugar de forma activa con ellos, y planificar actividades al aire libre para el fin de semana, ir a la montaña, hacer excursiones o simplemente disfrutar de la naturaleza.

 

bici excursio 2 muntanya

Como podemos fomentar la actividad física en los niños:

Para favorecer la práctica de la actividad física de nuestros hijos en el ámbito familiar podemos:

  • Probar diferentes actividades para encontrar con la que más disfrutan y facilitarles su práctica
  • Compartir con ellos la actividad física
  • Combinar distintos tipos de actividades
  • Facilitar que tengan momentos de juego activo
  • Hacer actividades de ocio al aire libre

 

Es muy importante que seamos conscientes de la relevancia que tiene nuestro comportamiento en la educación de nuestros hijos, los padres somos su referente y su modelo a seguir, cualquier hábito o conducta que queramos que se reproduzca en ellos debemos asimilarlo y practicar siempre con el ejemplo.

 cursa2

 photo 974ce2a0-5116-4f96-8cfb-5b71aa00a574.png
Responder

*

Respetamos tu privacidad