10 estrategias para estimular el desarrollo del lenguaje

Este post nace a raíz de una inesperada pero sugestiva pregunta sobre la precocidad y la complejidad del lenguaje de mis hijos.

De repente me encontré rebobinando 6 años atrás e intentando recopilar datos cual Sherlock en uno de sus innumerables misterios.

¿Realmente habíamos hecho algo extraordinario o fuera de lo común que hubiera favorecido ese desarrollo temprano del lenguaje? ¿Qué extraño fenómeno había convertido a mis 2 adorables hijos  en 2 inagotables e incombustibles cotorras?

baby-74163_640

Repasando aquellos maravillosos años, caí en la cuenta de que la única estrategia que había seguido durante todo ese tiempo había sido hablar con ellos, disfrutar y aprovechar al máximo cada instante que compartíamos. Sin pretenderlo les había estado proporcionando una constante y rica exposición al lenguaje que les convertiría en las encantadoras cotorras que son hoy.

Siguiendo con mi método detectivesco topé con varias investigaciones que revelan que existe una relación directa entre la estimulación del lenguaje recibida en los primeros años de vida y unas buenas habilidades lingüísticas. Dichos estudios defienden que aunque aprender a hablar es un proceso instintivo y natural, la frecuencia y la calidad de las interacciones que se produzcan en el transcurso de este proceso, influirá fuertemente en el aprendizaje y en el desarrollo de sus habilidades lingüísticas y de comunicación.

Así que tenemos una oportunidad única para proporcionar a nuestros hijos las interacciones necesarias para favorecer dicho desarrollo.

Así que aprovecha esta oportunidad y sigue estos simples consejos que te ayudarán a estimular el desarrollo del lenguaje de tu bebé.

1. Habla con él

Hay innumerables formas en las que puedes estimular el lenguaje de tu hijo en tu día a día con él. Lo primero y más importante es hablarle y responderle siempre que intente comunicarse contigo.

Durante los primero años de vida los niños son como esponjas. Ignora el hecho de que aún no puede entender determinadas palabras y conversa con él. Háblale de la última película que has visto en el cine, explícale el último disparate de tu jefe, o simplemente cuéntale el último y más candente cotilleo.

Intenta hablarle poniendo énfasis en las diferentes palabras y sonidos, exagera las expresiones faciales y varia el timbre, la entonación y el volumen de tu voz, e intenta incorporar gestos en tus charlas.

Para ayudarle a ser un buen comunicador, mírale mientras le hables y a ser posible ponte a su nivel. Esto le ayudará a centrar su atención en ti y en tu mensaje.

No le limites utilizando un lenguaje infantil, si por el contrario utilizas un lenguaje más elaborado estarás fomentando la adquisición y el uso de un lenguaje más complejo y variado.

Repite y contesta a sus balbuceos, hazle preguntas e interactúa con él.

2. Vive las rutinas

A veces el frenético ritmo al que nos vemos sometidos en nuestro día a día no nos permite disfrutar de estas pequeñas rutinas, y no somos realmente conscientes de lo importantes que son.

Relátale el día a día a medida que va sucediendo. Aprovecha el cambio de pañal, la hora del baño, la hora de la comida o su preparación… y no dejes que tus preocupaciones o las prisas te impidan disfrutar de estos pequeños momentos con tu hijo.

Ofrécele descripciones detalladas sobre aquello que estáis haciendo o contemplando. Por ejemplo mientras os laváis las manos puedes ir comentando todo el proceso: mira ahora abriré el grifo y saldrá agua, ¿a ver si sale fría o caliente? ¡Ooooh está calentita! ¿Y si ponemos un poco de jabón? Así quedaran bien limpias, a ver…frotamos un poco…¡oooh mira cuanta espuma!…¡y podemos hacer burbujas!…

Se trata de no limitarse a realizar una acción si no de interactuar e ir hablándole durante todo ese proceso, compartir cada instante con él y exprimirlo al máximo. Este tipo de conversaciones le proporcionará valiosos ejemplos sobre el tipo de lenguaje que utilizamos en las actividades cotidianas.

3. Léele y cuéntale historias

Importantísimo: ¡nunca es demasiado pronto para empezar a leer a tu bebé!

Leerle a tu hijo contribuye a ampliar su vocabulario, estimula su imaginación y mejora sus habilidades comunicativas. Además la cantidad de tiempo que hayamos empleado leyendo a nuestros hijos favorecerá que en el futuro adquiera un buen hábito lector. Visita con regularidad la biblioteca, también ayudará a los más pequeños a despertar ese amor por los libros.

Entra aquí y encontrarás 10 entrañables y divertidos cuentos para leerle a tu hijo.

Y si quieres renovar tu biblioteca particular o tu hijo es un devora libros te recomiendo esta página en la que encontrarás una interesantísima y cuidada selección de libros de literatura infantil y juvenil.

http://literatil.com/

4. Cantad y disfrutad de los momentos musicales

Disfrutad juntos de la música. No es nada nuevo que a los niños les encanta la música, el ritmo y el movimiento. Además a través de las canciones infantiles los niños aprenden sobre el mundo que les rodea y descubren el ritmo del lenguaje.

Cántale canciones con un ritmo divertido y animado, que contengan sonidos o palabras relativamente sencillas que pueda imitar y que le hagan involucrarse de alguna forma, invitándole a realizar determinados sonidos o movimientos.

Y si además lo bailáis juntos ten por seguro que se convertirá en el mejor momento del día.

5. Aprovecha su curiosidad y exprime sus intereses

Los niños sienten curiosidad por el mundo que les rodea. Podemos aprovechar esta curiosidad innata animándoles a participar en conversaciones sobre objetos o actividades que hayan captado su atención. Si tu niño parece especialmente interesado en una foto de un libro, sigue hablando de ello. Si parece intrigado por un dinosaurio, muéstrale muchos más y habla sobre ellos también.

Puedes aprovechar estos momentos para reforzar su lenguaje, proporciónale información sobre objetos o actividades en las que esté interesado comentándolos, describiéndolos e incluso introduciendo nuevo vocabulario más complejo.

Estate atento, cuando mire un objeto que esté fuera de su alcance puedes responder colgándolo delante suyo o dándoselo. Lo importante es que respondas a la comunicación no verbal de tu hijo con palabras. Por ejemplo, veo que intentas coger los lápices, ¿te gustaría pintar con ellos? ¿quieres dibujar?

Intenta ampliar y completar las palabras de tu hijo, por ejemplo, ¿has dicho agua? ¿te gustaría beber agua?, ¿tienes sed?

Recuerda hablar sobre las pequeñas cosas que le rodean. Cuando señale algo, habla sobre ello, hazle preguntas y sobretodo espera su respuesta.

6. Modela su discurso, no critiques

No critiques sus articulaciones, palabras o frases, en su lugar, repite sus mismas palabras con la pronunciación o uso adecuado de la palabra correcta.

Y sobretodo, no olvides elogiarle y felicitarle por cada uno de sus intentos o esfuerzos.

7. Modera el uso de la TV, tablets u ordenadores

Aunque algunas aplicaciones, juegos o programas educativos pueden beneficiar alguna determinada área o habilidad en los niños, no es el caso del desarrollo del lenguaje. La principal razón es que dichos programas no interactúan ni responden a los niños. Estas dos características resultan esenciales para la adquisición del lenguaje, son los catalizadores necesarios para aprender una lengua.

En relación a este tema y respondiendo a la pregunta de si ¿pueden los niños aprender inglés mirando la televisión?, os dejo este interesante vídeo de TED sobre la adquisición de los idiomas en los bebés. Puede resultar muy útil para los padres saber como funciona la mente de sus hijos a la hora de aprender una segunda o tercera lengua.

http://www.ted.com/talks/patricia_kuhl_the_linguistic_genius_of_babies?language=es#t-14844

8. Programa actividades nuevas y divertidas

Ofrécele experiencias enriquecedoras. Una visita al zoo, al acuario, un museo o simplemente un paseo por el bosque o una excursión a la montaña, le abrirá las puertas a un nuevo mundo lleno de nuevas sensaciones. Aprovecha estas nuevas experiencias para hablarle y comentarle todo lo que va sucediendo y todo lo que vais descubriendo juntos.

9. A jugar…

Los niños aprenden el lenguaje en su día a día a través de las rutinas pero también durante el juego. El juego es una forma lúdica y natural de favorecer la adquisición del lenguaje. Para ello es preferible prescindir de aquellos ruidosos y luminosos juguetes que se activan prácticamente solos y optar por otro tipo de juguete. Juguetes más básicos que le ofrecerán un juego mucho más abierto con infinitas posibilidades.

A través del juego simbólico los niños empiezan a expresar verbalmente lo que antes sólo expresaban con acciones, estimulando así el desarrollo del lenguaje, a la vez que la imaginación y la creatividad.

Considera cualquier escenario de juego un buen espacio para el desarrollo de la comunicación.

Siéntate con él, jugad a cocinitas, a médicos o a bomberos si hace falta. Aprovecha el momento y disfruta por que mientras juega, estará verbalizando constantemente y compartiendo sus fantasías contigo.

Pincha aquí para coger buenas ideas sobre juguetes beneficiosos para el desarrollo de tus hijos.

10. Chupete a la cama

Evita el uso indiscriminado del chupete y limita su uso a la hora de dormir. Es de esperar que el niño que usa chupete muestre poco interés en iniciar una conversación o simplemente hablar, ya que ello implicaría prescindir o deshacerse de tan preciado tesoro.

Recientes estudios así lo demuestran, el hecho de llevar el chupete en la boca reduce las condiciones de comunicación verbal. Mientras lo usan no pueden emitir sonidos articulados para comunicarse y emiten menor cantidad de balbuceos, gorjeos y canturreos que servirán de ensayo de los sonidos que después necesitarán para hablar. Dichas investigaciones también concluyen que el uso excesivo del chupete reduce la práctica de los movimientos buco-articulatorios tan necesarios para el correcto desarrollo del habla.

Además el uso excesivo y prolongado del chupete no sólo puede retrasar el inicio del habla si no que también puede provocar malformaciones en el paladar . Deformaciones que en un futuro pueden dificultar una correcta articulación y pronunciación de determinados fonemas y requerir la intervención de un logopeda.

Y eso es todo amigos…la mejor estrategia que puedo recomendarte es compartir tiempo de calidad con tus hijos y disfrutar al máximo cada instante con ellos.

 photo 974ce2a0-5116-4f96-8cfb-5b71aa00a574.png
6 comentarios
  1. Muchas gracias por compartir las estrategias son enriquecedoras y a la vez nos facilitan como herramientas para el desarrollo del lenguajes

  2. Muchas gracias por compartir las estrategias son enriquecedoras y a la vez nos facilitan como herramientas para el desarrollo del lenguajes

  3. Gracias por su aporte es muy importante

  4. He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido util ademas de claro en su contenido. No dejeis de cuidar este blog es bueno.
    Saludos

    • ¡Muchísimas gracias! Esperamos seguir creciendo y compartiendo y vuestros comentarios no dejan de animarnos.

  5. Yo no estoy convencido con lo aqui expuesto, pienso sinceramente que hay muchos factores que no han podido ser considerados en cuenta. Pero valoro mucho vuestra opinión, es un buena web.
    Saludos

Responder

Respetamos tu privacidad