¿Debemos enseñar a dibujar?

¿Arte o manualidades? ¿Creatividad o Instrucciones paso a paso?

¿El proceso o el producto?

sol bajando en el agua con arbol

Dibujado por Emma (4 años): El dibujo de la izquierda es copia de la pizarra/El dibujo de la derecha es de su imaginación 

No pretendo polarizar estos dos ámbitos del trabajo de los niños, pero en este post quiero plantear ciertas reflexiones que a menudo me han surgido como profesora de infantil y madre, después de muchos ensayos y aún más errores en el día a día de la clase.

Me encanta cómo este post de Prek+K Sharing define estas dos posturas de trabajos artísticos:

-Arte como proceso: Único, individual, personal, contiene en sí muchas posibilidades y su fin es explorar.

-Arte como producto: Cargado de instrucciones, estructurado, modelado, con un único resultado en mente.

He experimentado con ambos como profesora y como madre y, aunque creo que me falta mucho por aprender, este ha sido mi camino:

No hace tanto que solía entrar a buscar por internet (o en Pinterest) y me aparecían miles y miles de manualidades pre-hechas, listas para recortar y ensamblar, que me seducían con su inmediatez y aparente sencillez. “Una hora de entretenimiento”, prometían, “para tu clase o para tus hijos”.

Pensaba: “Aquí tengo el regalo ideal para el Día del Padre, Navidad o Sant Jordi”.

paisaje de inviernoarbol de navidad

 

 

 

 

 

 

rosas de sant jordi

 

 

 

 

 

 

 

Cuando llevaba la propuesta a clase, salían regalos “perfectos”, cual cadena de montaje (muchas veces terminados por mí y mi pistola de silicona). Si no tenía cuidado podía intercambiar perfectamente el regalo de Mariona por el de Pablo y quizá ni yo misma me enteraba.

Ponía en la bandeja sólo los colores o pinturas necesarias para que saliera el trabajo “bien” y no se compararán entre ellos o entre los padres. Como sabía que saldría de la clase,  pensaba que lo mejor sería “enseñarle” cómo se tiene que dibujar una flor, un árbol, un pájaro, una casita… A algún niño he tenido que coger de la mano para que el trabajo saliera según las instrucciones y aún recuerdo llevarme cientos de papeles a casa para repasar.

una bandeja un color

Con mínimo 26 niños a mi cargo y sin ayuda, sentía que había sobrevivido a la clase de arte. ¡Todo un éxito! ¿o no?

Muchos habéis visto el video de Ken Robinson de: “Las escuelas matan la creatividad”. Y llegué a preguntarme si yo en mi aula estaba contribuyendo a que eso sucediera.

Y es que el problema no reside en la actividad en sí, sino que posteriormente yo le pida (y la vida le exija) colaboración y trabajo en equipo, ser original y creativo y tener sentido crítico. Tras varios años de este tipo de instrucción, miran la hoja y automáticamente dicen “Yo no sé ¿cómo lo hago?” y esperan pasivamente a que les dirija en su trabajo.

Discutiendo hace poco sobre este tema con una compañera me preguntaba: “¿Pero y qué hacemos si el niño nos lo pide? ¿O se frustra porque realmente no tiene las habilidades o la motricidad para el reto que le propones y quiere que tú le enseñes cómo se pinta o se dibuja?”

En resumen: ¿Cómo le ayudo y le doy herramientas para mejorar en su técnica o trazo pero a la vez le doy incentivos para volar y ser creativo? ¿O para empezar a escribir su nombre? ¿O para comenzar a leer?

Yo creo que es una pregunta muy válida, que nace del cariño que les tenemos a nuestros hij@s y alumn@s, ya que queremos verles crecer y no fracasar, que aprendan y no se rindan de inmediato ante las tareas.

Queremos darles la mano paso a paso, para transmitirles  confianza, pero en el camino no nos damos cuenta de que les damos el mensaje de: “mejor lo hago yo por ti, ya que no te saldrá bien”.

Entonces, ¿qué puedo hacer, si no debo enseñar a dibujar?

Os animo a comentar y compartir lo que hacéis en vuestros hogares y vuestras aulas, seguro que tenéis muchas y buenas ideas. Yo encontré inspiración y ayuda en ESTE enlace del profesor y artista Marvin Bartel y a partir de leerlo comencé a experimentar. Ahora intento:

-Utilizar otras fuentes de inspiración para los dibujos y el arte: Fotos del ordenador o de calendarios, observar nuestro entorno o traer naturaleza viva a la clase.

observando caracoles

HOJAS Y FLORES DE PLASTILINA BLOG

-Comenzar la clase con una lluvia de ideas sobre colores, técnicas y formas. Preguntar a los niños sus ideas sobre qué harían con los materiales, qué formas ven en los objetos y cómo llevarían a cabo el proceso. Dejarles que decidan y escojan.

monet antes y despues

En la parte superior todos me copiaban a mí… Un año después: En la parte inferior todos conocen la técnica pero cada quien hace suya la obra de arte

 -Dar muchas y muchas oportunidades para experimentar con los medios, con las herramientas, con las mezclas, sin importar el resultado final. Propongo que mientras más pequeño sea el niño más oportunidades tenga de explorar y perderse en el proceso. Aún hay tiempo de enseñar técnica e instrucciones.

experientando con color y papel

-Proporcionar oportunidades diversas para trabajar la destreza manual y trabajar los trazos de manera artística, para preparar esos pequeños deditos y manos y que sean capaces de desarrollar las técnicas que se les enseñará.2015-07-10 10.40.34

-Enseñar a los padres y a los niños (y a nosotros mismos) a valorar el proceso: A través de fotos, documentando varios intentos de dibujo, en las mismas reuniones de padres,…

observado para el autorretrato

autorretrato ants y despues

-Aceptar que los dibujos, manualidades o arte no tienen que parecerse a los míos, sino que tienen que parecerse a los de un niño de 2, 3, 4, 5 años… y que eso también es arte.

dibujos 2-3 años

Dibujos de niños y niñas de 2 años

 -Dar oportunidades para diferentes tipos de dibujo: imaginario, experiencial, observacional y desarrollar diferentes habilidades dentro de cada uno. El arte ya es en sí mismo un juego y un aprendizaje independientemente de quien lo valore externamente, como lo explica Arno Stern, con la Educación Creativa. Puedes visitar La Capsa de Colors en Barcelona para conocer más sobre esta.

dibujo con pintura

-Dar oportunidades, incluso dentro de las manualidades, de dar toques personales, siguiendo técnicas pero incentivando y valorando la originalidad.

calder collageGaudi Acuarela

-Dejar de ser la única medida de comparación e invitar a los niños a convertirse en parejas de crítica constructiva, dar oportunidades de primeros y segundos o terceros intentos como parte del proceso normal de un artista. Podéis observar cómo en este video de “Austin’s Butterfly” (La Mariposa de Austin).

varios bosquejos

Y ¿qué pasa con ese niño que no se lanza, que parece que la autoestima no le deja ni atreverse a intentar? Me recuerda el famoso libro “El Punto” de Peter H. Reynolds. Os invito a que lo veáis, me enseñó una valiosa lección.

No pretendo decir que no he utilizado más manualidades de producción en serie. Pero cada día es un nuevo viaje de descubrimiento, una oportunidad para darme permiso a equivocarme junto con ell@s, que me dejan entender que la creatividad no se enseña, sólo se fomenta, en cada oportunidad y en cada voto de confianza que le doy a mis niños y niñas.

construcciones de papel gaudi plastilina

Aquí os dejo con varios tableros de Pinterest que recogen ideas de arte creativo. Haz click en las imágenes para encontrar miles de ideas:

art teacher

art

 

 

 

 

 

 

 

children's art arte3w2t

 

 

 

 

 photo 47339bb6-0bda-434f-974a-b7a9673b6cec.png
18 comentarios
  1. Hola Gina, disculpas por haberme confundido de nombre,(te llamado Gemma) pero he leido todos los post y ha sido la confusión.
    De nuevo saludos.
    Mayte

  2. Hola Gemma, no conocia tu blog y he leido hoy mismo tu referencia sobre la enseñanza de la pintura, el dibujo y el trabajo en general con las manualidades, lo que podriamos decir la expresión creativa plástica de l@s niñ@s, en mi experiencia no utilizo el modelo de la obra para su copia,(cuando hay modelo), ni desde luego es el objetivo de la actividad, los alumnos realizan su propuesta con total libertad en cuanto al color, tamaño, incluso técnicas dispares que previamente escogen o pactamos, sobre todo si se necesita preparación de materiales diversos y de espacios.
    También utilizamos la realidad tanto en bodegones, como naturaleza, como retrato , autoretrato…. y las diversas técnicas .(que ya conoceis).
    Es interesante ,al menos yo lo creo, que l@s niñ@s conozcan autores y obras asi como los contenedores expositivos (museos), galerias… igual que conocen los cuentos, libros y visitan librerias y bibliotecas y no por ello tienen que “escribir o copiar” como los autores, el conocimiento les ayuda y les completa no tiene porque sustituirlos ni robarles su yo personal.
    Ni que decir de los resultados ya que cada niñ@ tiene su propia personalidad y posibilidad de expresión.
    En algunas ocasiones si son propuestas más condicionadas ya que se pretende un objetivo distinto pero aun asi dejando que cada alumno pueda espresarse.
    Otra cuestión que planteabas y que siempre he llevado a las reuniones con compañeras en los centros es que las propuestas de manualidades deben estar pensadas para poder realizarlas l@s niñ@s nunca l@s tutoras/es, es un sin sentido que una actividad lúdica y creativa se convierta en trabajo añadido para un adulto sin que los protagonistas que deberian estar realizandose y divirtiendose creando con sus manos objetos bellos solo obedezcan y transmitan el resultado.
    Es magnífico ver a l@s niñ@s manchados de pintura observando su producción ,su resultado y compartiendo con el resto su obra.
    Un saludo bien cordial.

    • 🙂 No te preocupes por el cambio de nombre.
      ¡Cómo me ha emocionado tu comentario!
      Comparto tus propuestas sobre dejarles ver la realidad para inspirarse en su propio arte y exponerles a grandes artistas, así como les exponemos a grandes autores.
      Siempre he pensado que las producciones de los niños deberían ser suyas y que no terminen siendo cadenas de montaje de los profesores. Que bueno que lo trabajen así en tu colegio y busquen valorar al niño y su expresión. Saludos

  3. Hola,buena reflexión que conlleva a querer mejorar la educación.
    Yo nunca he dibujado en la pizarra lo que queríamos trabajar porque,precisamente,no quería que hiciesen mi dibujo sino el suyo propio. Un niño se frustra si nosotros le pedimos que haga nuestro dibujo,si nunca se lo pedimos será más difícil que tenga ese miedo. La verdad es que yo al principio pensaba que todo el mundo era igual que yo pero con el paso del tiempo me he ido encontrando maestras que coartan esa libertad repasando y mejorando los trabajos de los niños,lo cual nunca he entendido porque además aporta más faena extra de la que ya de por si tenemos.
    Yo utilizo esas manualidades para todos de Internet pero siempre dejó que cada niño elija dentro de las posibilidades. Cuando trabajo a artistas hacemos nuestra versión del cuadro sin necesidad de copiarlo ya que nosotros no somos el artista que lo hizo. También hablamos mucho antes de dibujar. Entre todos hablamos de que es lo que vamos a dibujar,que tiene o como es y para quien lo necesite ponemos una imagen real en el ordenador.
    Yo disfrutó mucho creando arte en mi aula y muchas veces las obras infantiles que más me gustan son aquellas abstractas que mezclan colores. Es mirar el proceso artístico con otra lente y podremos asombrarnos viendo que nosotros quizás debamos aprender de ellos,los niños.

    • Hola Raquel:
      Que gusto saber que hay maestras como tú. Yo creo que cada vez hay más. He mirado tu blog y es muy creativo. Para mí lo importante es la actitud de continua relexión en nuestra profesión y el aprendizaje al lado de nuestros niños. Me encantan tus ideas y aportaciones para fomentar la creatividad de los niños. ¡Gracias!

  4. Lo primero que me gustaría decir es que hacerse este tipo de preguntas es ya en sí muy esperanzador e inteligente. Así que gracias por esta actitud.
    Por otro lado, recordaré que “el gran” Picasso mismo entendió que después de haber aprendido a dibujar tuvo que desaprender : formó parte de su proceso creativo.
    Y por último diría que hay dos actitudes diferentes en el hecho de dejar sitio a la creatividad y en el hecho de enseñar técnicas. En la primera actitud, se potencian en el niño el uso de sus propios recursos interiores (visión del mundo, sensibilidad, creatividad, expresión, sentimiento de existir, placer, etcétera, etcétera) y eso es funamental para los niños porque es algo a desarrollar que les será útil toda la vida. La segunda actitud, a mi parecer es también válida, pero los objetivos son diferentes, y lo que se consigue o se puede conseguir, en gran parte también. En este caso, se familiariza a los niños con prácticas humanas, con actividades que ya se hacen, se les da ese conocimiento, es un aprendizaje de tipo cultural ; por otro lado, aprenden esfuerzo, disciplina, y se aprenden a sí mismos (sus límites y/o capacidades) ; y finalmente, hay siempre en esta actitud una relación simplista con el hecho artístico y con la estética : se trata de hacer algo “bonito”, o algo “tan bien como”, o algo “que se parezca a”, como cuando les hacemos hacer crepes con una receta y sabemos el resultado que queremos : unas crepes que nos gusten.
    A mi parecer, las dos actitudes son enriquecedoras para un niño, y se pueden completar, y en consecuencia las dos son necesarias, pero no hay que tenerlo claro y no mezclarlas : cuáles son nuestros objetivos y qué podemos hacer para alcanzarlos. Esta es la pregunta constante, no ?

    • Hola Carmen,
      Gracias por tu reflexión, es muy completa y toca puntos muy validos. Para mi, de los más importantes, el desaprender esa vision simplista y basada en la estética de los adultos que pone en peligro la creatividad de los niños. Pero eso sí, dando herramientas, tiempo y técnicas para que el niño crezca en confianza y habilidad tanto en el arte como en otros aspectos de su aprendizaje. Por último, esa pregunta constante que mencionas, esa autoreflexión es clave para crecer en el acompañamiento del aprendizaje de los niños. Un saludo y de nuevo gracias por comentar

    • Hola Carmen,
      En primer lugar la reflexión ya es un gran paso, en mi opinión.
      Por mi experiencia creo que las dos formas son buenas y necesarias, pero quería agregar un detalle, las dos se realizan con materiales principalmente, quiero decir, que los trabajos dirigidos son útiles para aprender las características del material o herramienta a trabajar, como juntar o pegar,modelar,cortar, pintar…cuando adquirimos un poco de familiaridad con el material y las herramientas puede surguir la creación personal.
      Eso no quiere decir que tenga un orden establecido, pero si creo que puede ser una metodología interesante: experimentamos, conocemos el material y creamos.

  5. Buena reflexion (y gracias por citar La Capsa de Colors) Soy Gemma…he pasado un proceso largo (y a veces duro) de desaprender y pensar y repensar multiples propuestas atractivas para terminar empezando de nuevo con la mirada de Arno Stern y la Educacion Creadora… (gracias a la formacion en Diraya,Talleres de Expresion en Bilbao)…La cuestion es… tienen (dejamos) a los niños espacio para ser realmente ellos mismos? En lo creativo estamos cargados de perjuicions y buenas intenciones y referencias con el arte… pero cuando conoces-conocí el trabajo de Arno Stern…y despues de formarme con Diraya…despues de unos años entiendo que no hanlamos de Arte ni de Infantil…. hablamos de expresion…
    Gracias por tu reflexion compartida… Hay que pararse a pensar sobre lo que hacemos.

    • ¡Gracias Gemma por tus palabras! Nos gusta mucho el trabajo que hacéis en la Capsa de Colors, como tu dices, pocas veces damos espacio para que el niño se exprese y sólo juegue (sin presión de agradar a alguien). Hace poco que os visitamos pudimos constatar la gran labor que hacéis y creo que todos podemos aprender de vosotros cómo ampliar esos espacios de expresión en nuestras aulas y hogares

  6. Gina me encanta este post. Sinceridad total y abierta a aprender. Mil gracias!! Eres grandisima.

  7. Gina, mejor IMPOSIBLE!! Qué suerte tienen todos los niños que te rodean 😉

  8. ¡Buenisimo artículo!!! ¡A ponerlo en práctica! Muchas gracias 😉

  9. Es difícil, pero debemos aprender a DESAPRENDER que es lo que más cuesta, y no dejarnos llevar por esas manualidades prefabricadas… Cuesta, pero cuando los niños se lanzan sin esperar instrucciones, ¡es precioso!

    Muy buen artículo! 🙂
    Gracias

    • ¡Gracias Carlota! Cuesta y cuesta mucho, estoy totalmente de acuerdo contigo y después de “desaprender” como tu dices, el cambio que se genera en la clase y cómo interactúan los niños entre sí y contigo, ¡es genial!

Responder

*

Respetamos tu privacidad